Jóvenes proponen medidas para la conservación de la diversidad biológica y cultural

De WikiNoticias UANL

19 de mayo de 2008

Dos alumnos de la Facultad de Ciencias Forestales representarían a México dentro del selecto grupo de jóvenes de veintiún naciones que debatirán en la Cumbre Internacional de la Juventud la elaboración de propuestas para la conservación de la diversidad biológica.

Un grupo de cincuenta jóvenes de veintiún naciones se reunirían en la Cumbre Internacional de la Juventud “Go 4 BioDiv”, en Alemania, a fin de discutir temas fundamentales como la conservación de la diversidad biológica, su utilización sostenible y equitativa de los beneficios.

Sus propuestas serían llevadas a la Convención sobre la Diversidad Biológica (CDB) de las Naciones Unidas, en Bonn, Alemania, donde del 19 al 30 de mayo de 2008 cinco mil delegados de todo el mundo se reunirían para discutir medidas que pueden adoptarse para conservar la diversidad biológica.

Los dos jóvenes representantes de México son los alumnos de la Facultad de Ciencias Forestales de la UANL, Elsa Leticia Esquer Ovalle y Alan Monroy Ojeda.

“Es una oportunidad increíble, hasta ahora nos está cayendo el veinte de lo que significa”, dice Elsa Leticia.

Los diez primeros días los dos estudiantes estarán en el Campamento Internacional de Vida Silvestre en el Parque Nacional de Bosques de Bavaria.

Allí, además de experimentar la biodiversidad de primera mano, habría excursiones, debates técnicos, talleres creativos, trabajos artísticos y académicos.

“Se trata de exponer cómo vemos la biodiversidad nosotros como jóvenes, cuáles son nuestras experiencias a lo largo de nuestra formación y promover acciones para la conservación y manejo de la biodiversidad”, explica Elsa Leticia.

“Queremos plantear que la biodiversidad es un todo, no sólo cuando vas a la montaña a ver pájaros o plantas, sino nos incluye a nosotros como seres humanos”, agrega Alan, originario de Celaya, Guanajuato.

“Proteger el ambiente no es sólo decretar un área protegida cercando una montaña, sino protegernos a nosotros mismos para proteger lo que tenemos, nuestras tradiciones, nuestra identidad cultural.”

El problema con la legislación, agrega Elsa Leticia, es que las políticas ambientales no están hechas con fundamentos reales, “se hacen muchas veces para cumplir con el estereotipo mundial, con la moda de la cultura ecológica y el desarrollo sustentable, pero realmente no sabemos que es una ni otra”.

Se trata de instrumentar políticas no de escritorio sino acordes al contexto, necesidades y funcionamiento de cada país.

La cumbre de la juventud fortalecería la red internacional de los jóvenes que están trabajando para conservar la diversidad biológica y aumentará su capacidad técnica y comprensión intercultural.

La motivación es alentar el entusiasmo y la disposición de otros jóvenes para que se comprometan de manera personal a la conservación de la diversidad biológica y cultural.

“Este encuentro es hacernos ver que vamos viajando en el mismo barco”, dice Alan.

Los dos jóvenes del sexto semestre han trabajado en cuestiones de conservación y biodiversidad. De 2006 a 2007 ambos participaron en el intercambio académico con Alemania, realizando en segundo semestre sus prácticas, Elsa Leticia en el Parque Nacional del Bosque de Baviera, desde donde les llegó este año la convocatoria para esta cumbre de la juventud, y Alan, trabajó con aves en las islas Strohauser plate y Mellum, áreas naturales protegidas en el norte de Alemania.

Ellos subrayan que la diversidad no sólo es biológica sino cultural, por ello irán pertechados con muestras de la cultura mexicana.

Llevan artesanías como un venado huichol realizado en chaquira, barro negro de San Bartolo Coyotepec, Oaxaca; figuras de madera de palo de fierro, original de Sonora; una caja laqueada con figuras de animales de Guerrero, donada por la galería Carapan de Monterrey; silbatos de barro del Estado de México, un tortillero, muestras de granos de maíz y semillas de árboles.

“Nos interesa difundir nuestra cultura relacionada con el maíz porque queremos incluir en el foro de discusión los transgénicos que son una agresión a nuestra identidad cultural”, explica Alan.

Estos objetos serían depositados en una cápsula del tiempo que reuniría la diversidad biológica y cultural de los países participantes, entre ellos China, Mongolia, Benin, República Checa, Madagascar, Mauritania, Alemania, Bolivia, Brasil y Chile.

Además llevan material de divulgación como carteles, videos, volantes y trípticos proporcionados por la Conanp y Chipinque, así como libros sobre la cultura del noreste proporcionados por la Dirección de Publicaciones de la UANL.

Fuente


Herramientas personales