Buscan prevenir enfermedades oncológicas

De WikiNoticias UANL

26 de enero de 2006

Una propuesta al congreso para modificaciones al artículo 37 constitucional, Fracción 16, es lo que preparan investigadores de la salud y las ciencias jurídicas con el objetivo de ofrecer un diagnóstico preventivo a las personas susceptibles de padecer algún tipo de cáncer, previa prueba oncológica.

Una propuesta al congreso para modificaciones al artículo 37 constitucional, Fracción 16, es lo que preparan investigadores de la salud y las ciencias jurídicas con el objetivo de ofrecer un diagnóstico preventivo a las personas susceptibles de padecer algún tipo de cáncer, previa prueba oncológica.

La propuesta específica es crear un apartado relativo al derecho a la información genética del paciente oncológico con alto riesgo; o que se haga un apartado específico en la Ley General de Salud relativa al derecho de la información genética del paciente oncológico.

“Se busca que se legisle en los espacios en los que hay vacíos para los pronósticos de la ciencia médica, así como en la prevención e investigación científica con el objetivo del paciente; que el paciente con alto riesgo tenga el derecho de que se le informe si tiene o no una posibilidad de contraer un cáncer tomando en cuenta ciertas consideraciones científicas”, explicó el profesor investigador de la Facultad de Derecho y Criminología de la UANL, Germán Cisneros Farías.

DISMINUIR ESTADÍSTICAS FATÍDICAS EN CÁNCER

La propuesta que preparan académicos e investigadores de la Universidad Autónoma de Nuevo León, se espera quede lista en junio de 2006, mientras tanto la están presentando a colegas para perfeccionarla; es por ello que del 24 al 27 de enero de 2006 presentarían los avances ante el Congreso Mundial de Salud y Derecho que se lleva a cabo en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México.

En rueda de prensa, se explicó que los investigadores Marcela Márquez, del Cancer Center Karolinska (Estocolmo, Suecia), Servando Cardona Huerta, cirujano oncólogo y profesor del Servicio de Cirugía General del Hospital Universitario “José E. González”, y Germán Cisneros Farías, académico de la Facultad de Derecho y Criminología de la UANL, participan en este foro donde se hablarían temas relacionados con la bioética, bancos genéticos y del derecho del paciente a la información genética.

“La ponencia que vamos a presentar se titula ‘El derecho a la información genética al paciente con alto riesgo oncológico’, y con ello vamos a poner la propuesta en la mesa de diálogo a fin de enriquecerla”, dijo el jurista.

En tanto, Servando Cardona Huerta, Profesor del Servicio de Cirugía General del Hospital Universitario (HU), explicó que se busca legislar el uso de la información cuando se sabe que un paciente tiene probabilidad de padecer cáncer.

“Especificar cómo se va a utilizar esta información por el médico, el paciente y la institución de salud; la idea es practicar en estas personas un test oncológico para prevenir un cáncer hereditario como el cáncer de colon y recto, de mama y de tiroides; los candidatos serán aquellas personas que tienen familiares con cáncer o que hayan muerto por cáncer entre los 25 y 35 años de edad”, explicó Cardona Huerta.

El jurista Germán Cisneros Farías insiste en que hay una maraña en el capítulo de las obligaciones y derechos; hasta dónde llegan las obligaciones de las instituciones de salud de carácter genético, y hasta dónde el derecho del paciente para exigir -sobre todo en casos de secuela hereditaria-, al profesional de la medicina e instituciones que sea candidato de despejar esta posibilidad de un mal oncológico.

“Porque el tema de la dignidad y privacidad del ser humano está siempre presente en una situación de este tipo, de ahí que la propuesta la estamos llevando a los espacios académicos; queremos saber cuáles son los cuestionamientos que hacen y no hay duda que es una metodología necesaria”, detalló.

El doctor Hugo Barrera Saldaña, titular del Departamento de Bioquímica de la Facultad de Medicina, recordó que hace 15 años se hizo una modificación a las leyes de salud, cuando se buscó prevenir una enfermedad considerada más fácil de corregir, como es el hipotiroidismo congénito.

“La idea era que el estado tenía la obligación de hacer un tamizaje metabólico (medición de hormonas) en los recién nacidos para detectar casos donde hubiera evidencia de que esta enfermedad se pudiera presentar y actuar oportunamente; y fue algo maravilloso porque se bajaron los índices en este padecimiento”, ejemplificó.

Respecto al costo de cada uno de las pruebas genéticas, el mismo Hugo Barrera reconoció que a diferencia del trabajo con otras enfermedades, el investigar el factor de riesgo genético de padecer cáncer todavía es bastante complejo.

“Para salir de esa dificultad, lo que hemos estado haciendo en la UANL es hacer propuestas a nivel del CONACYT y Secretaría de Salud para armar todo un proyecto de investigación con equipamiento gracias a subsidios federales en nuestro Hospital Universitario, y a partir de ahí estar en la mejor posibilidad de ofrecer la prueba que hayan sido seleccionados”, dijo a la prensa.

Fuente


Herramientas personales