Gusanos marinos o poliquetos. Un grupo poco estudiado

De WikiNoticias UANL

2 de marzo de 2010

Los poliquetos o gusanos marinos son parientes cercanos de las lombrices de tierra.

Cada ser vivo tiene una función y una importancia dentro del ecosistema, los veamos o no, están ahí para algo y por lo tanto es necesario que sean estudiados como miembros importantes del equilibrio natural del planeta.

Jesús Ángel de León González es Doctor en Ciencias Biológicas con especialidad en Ecología, pero realmente su interés y gusto lo han llevado a ser de los pocos ‘poliquetólogos’ del país, es decir, aquellos especialistas en poliquetos o gusanos marinos.

Desde su tesis de Licenciatura en Biología, el doctor se ha dedicado a estudiar a los anélidos poliquetos (Annelida: Polychaeta) y posteriormente en el Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (CIBNOR) de La Paz, Baja California Sur, realizó trabajos sobre ecología costera y cultivo de camarón.

Justamente, los organismos que llegan primero a los estanques, se establecen, crecen y son alimento del camarón, son los anélidos poliquetos que estudia el doctor De León, pues como él dice “los poliquetos están en todas partes, los puedes encontrar donde sea”.

“Los anélidos poliquetos poseen una gran importancia en el flujo de energía de los diferentes hábitats marinos, formando parte de la dieta de diversos peces demersales (de aguas cercanas al fondo) y otros invertebrados marinos”.

“Son parientes cercanos de las lombrices de tierra. Viven enterrados en la arena o lodo, sobre rocas, la mayoría son de vida libre, muchos otros construyen madrigueras y tubos de carbonato de calcio. Su tamaño varía desde algunos milímetros hasta 6 metros como un eunicido del área de la Polinesia que es de hábitos nocturnos”, explicó el Dr. Jesús Ángel de León González

En el mundo se conocen 90 familias, y se sabe que en México existen 1200 especies, de poliquetos, no sólo marinos, sino de agua dulce y algunos terrestres.

“Este grupo ha sido poco estudiado en nuestro país, fue a finales de los 1930 cuando el Dr. Enrique Rioja Lo Bianco llegó a México exiliado de España y este gran naturalista impulsó el estudio de los invertebrados marinos, principalmente el de los anélidos poliquetos. Su trabajo se prolongó por poco mas de 20 años”.

“De los 60´s a los 80´s hubo un hueco en el conocimiento de este interesante grupo. A la fecha, el número de poliquetólogos mexicanos ha ido ligeramente en aumento y se he incrementado notablemente el conocimientos de estos anélidos".

"Sin embargo, muchas de las especies identificadas durante ese tiempo han sido mal determinadas dado que fue hecho con bibliografía de otras latitudes”.

Es por ello que el Doctor recientemente editó el libro “Poliquetos (Annelida: Polychaeta) de México y América tropical”. Éste cuenta con 57 capítulos, en su mayoría sobre la taxonomía de los poliquetos y tiene el objetivo de facilitar el trabajo de los investigadores jóvenes, en cuanto a la identificación del grupo.

“Tratamos que sea una herramienta confiable y práctica para que puedan cruzar a otro tipo de estudios, es muy importante que la taxonomía de éste o cualquier otro grupo sea sólida, porque si no hay una buena taxonomía, los estudios ecológicos o de cualquier índole, estarían basados en un error de origen”.

“Además, por lo general, las especies de poliquetos presentan una distribución regional, muy pocas podrían considerarse cosmopolitas, aunque se ha visto que en los últimos 20 o 25 años el acarreo de especies de una zona a otra se ha hecho más frecuente, y algunas especies de poliquetos son adaptables a condiciones extremas”.

“Su acarreo ocurre por medio de los grandes barcos -estos organismos viven parte de su fase larvaria en la columna de agua- cuando, con el propósito de lastrar los barcos, toman agua de los muelles donde se encuentran".

"Esta agua es vertida en otro puerto, donde el buque es cargado, de esta forma, los organismos son dispersados, en muchas ocasiones, estas especies tienen éxito y pueden llegar a desplazar a especies nativas”.

“Son un problema porque las especies exóticas por lo general son más resistentes que las nativas. Al llegar a otro ambiente van a reproducirse más rápido, van a crecer más y pueden llegar a ser plagas”.

“Por ejemplo, el poliqueto plumero, Sabella spallanzani se ha distribuido por prácticamente todo el mundo, crece hasta un metro y medio de altura. Es un poliqueto de los que se llaman penachos o flores marinas. Son animales que extienden sus radíolos hasta dos metros y ya que comen por filtración, acaban con el plancton de la zona donde se encuentran, junto con el equilibrio del área y con otras especies”, describió el ‘poliquetólogo’.


Fuente


Herramientas personales